Farándula mexicana

La humillación que Martha Higareda hizo pasar al Canelo Álvarez

Por Camila Perez

La humillación que Martha Higareda hizo pasar al Canelo Álvarez

Le leyó las cartas la primera vez que se vieron, sin tener idea de quién era

Síguenos enSíguenos en Google News

La actriz de cine y televisión mexicana Martha Higareda famosa por la película “Amar te duele” (donde interpreta una versión moderna de una historia similar a Romeo y Julieta), se ha caracterizado por su profesionalismo y excelente sentido del humor, cualidades que le abrieron las puertas para interpretar diferentes roles de comedia.


Una de las anécdotas más divertidas narradas por la actriz se trata de la ocasión en que compartió un vuelo junto al boxeador profesional Saúl Álvarez, alias “El Canelo”, sobrenombre conseguido por el tono rojizo de su cabellera. Higareda cuenta en entrevista para Yordi Rosado, que se encontraba en el aeropuerto cuando un joven rodeado de guardias de seguridad se acercó a pedirle una foto como fan, a lo que la actriz aceptó sin problemas, pasando por su mente que por el contexto podría tratarse de algún narco.

Más noticias de farándula:


Al abordar el avión se llevó la sorpresa de que sus asientos eran cercanos y para distraerse del hecho, saco de su equipaje las cartas de tarot que había comprado como souvenir, el boxeador inició conversación con ella y le pidió que le “leyera las cartas”, a lo que la actriz procedió a leerlas con el manual sin demasiada credibilidad, sin embargo al interpretarlas le indicó al joven que las cartas decían que “se pelearía con alguien”, el Canelo inmediatamente preguntó si ganaría, esa respuesta sorprendió aún más a la actriz que avivaba su sospecha de narco.

Martha Higareda no tenía idea de quién era el Canelo Álvarez, no lo reconoció


Al ver su expresión el boxeador se dio cuenta que la actriz no lo reconocía, por lo tanto, se identificó, y la actriz hasta entonces logró reconocer de quién se trataba. Una serie de acontecimientos después, él la ayudo a llegar a su destino, quedando todo en una divertida anécdota para Martha Higareda.
 


Más noticias